AGROTRAC 115 ¡FIABLE EN CUALQUIER CONDICION!

La serie Agrotrac 115 presenta una estructura estudiada hasta el más mínimo detalle y una tecnología ultramoderna y probada que la convierten por pleno derecho en el emblema de la máquina de trabajo capaz de trabajar en las condiciones más difíciles. Los elementos constructivos hábilmente dimensionados y la excelente distribución del peso permiten a este tractor afrontar largas jornadas en el campo, desempeñando las labores más pesadas, desde la preparación para el sembrado hasta el arado y el transporte. Los Agrotrac, además de ser sumamente fiables para poder trabajar con total tranquilidad, ofrecen un magnífico rendimiento y costos de funcionamiento optimizados

Los Agrotrac montan unos motores realmente potentes y económicos para poder trabajar durante enteras y largas jornadas con el máximo de las prestaciones.

Dependiendo del modelo, la potencia varía para ofrecer fuerza adecuada a cada necesidad: de 116 CV (85 kW) para el Agrotrac 115; de 126 CV (92,6 kW) para el Agrotrac 130; de 156 CV (114,7 kW) para el Agrotrac 150 y de 171 CV (126 kW) para el Agrotrac 170.

El motor configurado tiene una cilindrada de 1.000cc por cada cilindro y seis cilindros con aspiración natural, Turbo o Turbo Intercooler (dependiendo de los modelos).

La forma especial de la cámara de combustión hace que la mezcla del gasóleo sea óptima y, junto con la elevada turbulencia del aire en entrada, garantiza una combustión perfecta.

La inyección es gestionada por el exclusivo sistema SDF con bomba individual para cada cilindro, altamente avanzado con respecto a las bombas rotativas tradicionales, con lo que se logra un considerable aumento de la potencia del motor (presiones elevadas de hasta 1.400 bar) y una inyección instantánea (con regulación electrónica en función de la carga), optimizando el consumo.

Además, los tubos individuales de inyección, gracias a su forma especial, también contribuyen a garantizar tiempos rápidos de ejecución ya que son bastante cortos y todos iguales.

Los motores Euro II incorporan la tecnología HRT (Hydraulic Roller Tappets), es decir un sistema de taqués hidráulicos que, mediante una válvula electrohidráulica, aseguran la gestión óptima de la inyección del combustible en la cámara de combustión.

El notable par máximo de los motores permite alcanzar una elevada propulsión a solo 1.700 rev/min, es decir al 75% del régimen nominal, asegurando una potencia del motor constante y siempre adecuada a las diferentes condiciones operativas.